Por que tomar Ayahuasca

Los estados bajo el efecto de Ayahuasca nos proporcionan una experiencia directa de conocer la condición corporal, mental y emocional de cada uno, permitiéndonos ser más conscientes de las energías atrapadas, de bloqueos psicosomáticos, de posibles causas de enfermedades, de la raíz de comportamientos adictivos y de trastornos emocionales.

La intención de la experiencia debe estar enfocada a beneficiarse de una o todas sus propiedades, para purificar nuestros cuerpos, para comprender y liberar experiencias emocionales de manera profunda, para abrirnos a preguntas acerca de la naturaleza de la vida y de la muerte o de uno mismo y los otros. Este es un viaje de exploración meticulosa a nuestro ser completo, nuestras relaciones, capacidades, creatividad, sexualidad, emociones y todo aquello que está más allá de lo que podemos pensar o concebir.

La experiencia con Ayahuasca puede ser transformadora, es un cambio de vida, nos da una visión orientada y madura de la vida, creando una conexión con nuestra espiritualidad que va más allá de las definiciones y de los sistemas de creencias. Sin embargo, es importante hacer notar que las experiencias con tales plantas maestras, simplemente nos dan la oportunidad de tocar la conciencia y de explorar las posibilidades de la transformación. Las plantas maestras como Ayahuasca o San Pedro, nos ayudan a recordar nuestro estado natural y nos muestran los estados de conciencia que son accesibles a nosotros, en vez de proporcionarnos un refugio o un escape de la realidad. Nos señalan lo que nos dificulta ser humanos y compasivos, y como vivir un estado mental consciente y a abrir el corazón.

La perspicacia recibida de la ayuda de Ayahuasca es como un encuentro con el maestro espiritual dentro de nosotros mismos, siendo altamente benéfico cuando es abordado con la mente y el corazón abiertos.

Quien se puede beneficiar de la Ayahuasca?

Ayahuasca no es una experiencia para cualquier persona, ni tampoco es un remedio universal para nada. Como alguien dijo: “Tú no puedes despertar a alguien quien pretende estar dormido”, así que no puedes convencer a una persona de intentar despertar, ya que esto es un acto voluntario. Dado que la naturaleza de la experiencia con Ayahuasca está lejos de ser algo entretenido o placentero, uno tiene que ir por voluntad propia, y con cierta claridad en las razones para hacerlo. La experiencia física y mental con Ayahuasca es completamente segura siempre y cuando sean seguidas las lineamientos de preparación básica.

La Ayahuasca puede provocar que una persona cuestione su realidad personal hasta dudar sobre un concepto o creencia al que estaba aferrado. Los efectos y el beneficio a largo plazo de la experiencia con Ayahuasca están generalmente basados en la intención y en la motivación de la persona que va a hacerlo.

Evitando malentendidos con Ayahuasca

Existen solamente unas cuantas cosas que deben ser aclaradas sobre el uso de Ayahuasca y de las formas contraproducentes del uso de la planta maestra más respetada en la jungla amazónica, con el objeto de evitar malas interpretaciones y experiencias desagradables. A continuación vamos a describir lo que NO ES y lo que ES la Ayahuasca:

Ayahuasca no es:

  • una droga
  • una experiencia DMT
  • un entretenimiento
  • una panacea
  • una experiencia recreativa

La falta de un entendimiento sobre el verdadero propósito y el beneficio real en el uso de Ayahuasca, conlleva un riesgo alto de tener una experiencia desagradable, oscura y confusa.

Ayahuasca es:

  • un té chamánico de plantas medicinales
  • un brebaje de desintoxicación o limpieza psicosomática
  • una experiencia de terapia holística
  • una experiencia de maestro y guía interior
  • un momento de magia

Como todo maestro, la Ayahuasca merece ser tratada con mucho respeto, seguir los lineamientos proporcionados y tener la voluntad de ver lo que el maestro nos quiere mostrar.

Ayahuasca se trata enfrentar con el corazón la realidad que vivimos cotidianamente y no escapar de ella. La experiencia no nos evita afrontarla, al contrario, abre nuestra percepción y conciencia para asumir la realidad en su totalidad.

La Ayahuasca puede ser un gran apoyo en el camino del autoconocimiento, pero no funciona participando de manera pasiva en los rituales o sólo por el hecho de beberla. La Ayahuasca no es algo externo que llega y repara un problema en nosotros sin nuestra participación. La experiencia con Ayahuasca, al “iluminar nuestra realidad”, nos aporta las oportunidades, sabiduría y herramientas para ser integrada en nuestra vida diaria.

Cuando a la Ayahuasca se describe como una planta curativa, se refiere a que facilita los procesos internos en cada persona que eventualmente pueden iniciar los cambios físicos, psicosomáticos y espirituales, con el resultante cambio de hábitos o de patrones adictivos, etc. La experiencia con Ayahuasca, nos inspira y nos ayuda a iniciar cambios, de tal manera que pueda ocurrir una transformación genuina y la auto-sanación.